Las propiedades coligativas hacen referencia a aquellas propiedades de una disolución que solo dependen de la concentración de los solutos. Algo que en el pasado se estudiaba en la educación obligatoria y que ahora ha sido relegado a la materia de Física y Química de 1º de Bachillerato, como se recoge en el RD 1105/2014, del 26 de diciembre de 2014. Esto significa que dentro unos años una buena parte de los adultos españoles no sabrán qué hace realmente la sal con la nieve en las carreteras, en qué consiste los tanques de cerveza en salmuera o cuál es el fundamento de una planta potabilizadora de agua por ósmosis inversa. Solo por poner unos ejemplos y simplificar. Ciencia en Blanco y Negro no es lugar para dar lecciones académicas y regladas de ciencia, es un encuentro con los orígenes de las ideas científicas. Así que si el lector desconoce las propiedades coligativas, le recomiendo encarecidamente que navegue por la red, pues está llena de referencias a las mismas y no dejará de sorprenderle. A mis alumnos de 3º de ESO se las explico cada año, a pesar de no estar recogidas en el curriculum y les pongo vídeos bastante rancios pero también muy clarificadores. La página de wikipedia dedicada a la ósmosis hace referencia a muchas de sus aplicaciones.

El equilibrio de Gibbs Donnan en las membranas celulares es una consecuencia de la presión osmótica. Fuente de la imagen: wikipedia.
El equilibrio de Gibbs Donnan en las membranas celulares es una consecuencia de la presión osmótica. Fuente de la imagen: wikipedia.

Leer más

Durante cientos de generaciones se había asumido que las mujeres deben sentir molestias y dolores de parto. Desconozco si esta es la razón por la que las parturientas estuvieron desatendidas en lo que al sufrimiento se refiere. Algo que se puede discutir en los comentarios y en lo que no entraremos. Lo que sí es cierto es que el parto bajo el efecto de sustancias anestésicas es relativamente nuevo. Vamos a ver el origen de la administración de estos compuestos y, como siempre, los documentos originales donde se publicaron los hallazgos pertinentes.

Epidural_Anesthesia WIKI
Fuente: Wikipedia. | Fuente: Wikipedia.

Leer más

Esta entrada cumple el objetivo de complementar una charla de Naukas Bilbao 2016, de título Sandman, tócala otra vez. Se toca por encima el asunto de las tierras raras. Aquí se quiere compartir algunos documentos históricos sobre estos elementos. Lo primero que haremos será situar las tierras raras en la tabla periódica, pues es muy habitual confundirlas con las dos filas que se suelen mostrar separadas de la tabla. Las tierras raras las constituyen los lantánidos (números atómicos del 57 al 71) más el escandio (21) y el itrio (39).

Tierras raras: escandio (Sc),
Tierras raras: escandio (Sc), itrio (Y), lantano (La), cerio (Ce), praseodimio (Pr), neodimio (Nd), prometio (Pm), samario (Sm), europio (Eu), gadolinio (Gd), terbio (Tb), disprosio (Dy), holmio (Ho), erbio (Er), tulio (Tm), iterbio (Yb) y lutecio (Lu).

Leer más

Este texto viene a complementar el artículo Los clásicos que nos regalaron a Arquímedes. En aquella ocasión se explicaban las vías clásicas por las que el sabio de Siracusa había llegado a nuestra época. Sin embargo, en este artículo veremos una lista de los libros atribuidos a Arquímedes, cuáles han sido las primeras ediciones desde el inicio de la imprenta y una interesante anécdota de aventuras. Considero que la perla del artículo es el mapa con las principales ediciones distribuidas por Europa. El lector puede saltar a dicho mapa e ir haciendo clic en cada una de las marcas.

Tal vez el filólogo danés Johan Ludvig Heiberg haya sido la persona que más ha contribuido a perpetuar la obra de Arquímedes. Créditos: goo.gl/iouey6
Tal vez el filólogo danés Johan Ludvig Heiberg haya sido la persona que más ha contribuido a perpetuar la obra de Arquímedes en la época contemporánea. Créditos: goo.gl/iouey6

Leer más

Alejandro Polanco Masa (@alpoma) ha publicado un libro que debe apartar para siempre el complejo español respecto a la ciencia y la tecnología. El título de su obra es «Made in Spain. Cuando inventábamos nosotros», en Glyphos Publicaciones. Su blog Tecnología Obsoleta es un clásico en la red desde hace varios años, una referencia para todo bloguero de ciencia y un sitio en el cual deja patente su amor por la tecnología del ayer. Eso gusta en Ciencia en banco y negro.

Captura de pantalla 2016-05-15 a las 10.03.34 Leer más

Podríamos dedicar un solo blog a Arquímedes de Siracusa (287 a. C. – 212 a. C.) y no nos daría la vida para acabarlo. Lo curioso es que no tenemos una sola letra escrita de su mano. Tampoco nos han llegado libros de su propia época. Sin embargo disponemos de diez obras de autoría aceptada y una veintena de libros más que se les atribuye, con mayor o menor aceptación por parte de los expertos. Queremos hablar en Ciencia en blanco y negro sobre cuáles son las vías por las que nos han llegado tanto la vida de Arquímedes como su obra. Un artículo para cada asunto que servirá para abrir vías de investigación al lector.

Este primer artículo trata de cómo ha llegado hasta hoy la vida del genio de Siracusa. Podría servir como consulta para todo aquel interesado en el estudio y profundización de este insigne personaje. No vamos a contar ni analizar su vida (hay decenas de páginas dedicadas a ello), solo queremos indicar dónde debe dirigirse una persona que sí quiera realizar estos análisis, pero acudiendo a las fuentes originales.

«La escuela de Atenas» (1510-1512), de Rafael Sanzio. Es muy posible que la persona que aparece inclinado con un compás sea Euclides o Arquímedes (parte inferior derecha).
«La escuela de Atenas» (1510-1512), de Rafael Sanzio. Es muy posible que la persona que aparece inclinada con un compás sea Euclides o Arquímedes (parte inferior derecha).

Leer más

Muy posiblemente hayas visto el doodle de hoy, dedicado a René Laënnec y su estetoscopio. En muchos medios se hacen eco del aniversario y todos coinciden en el hecho que hizo a Laënnec a inventar el estetoscopio: su pudor. Aquí una selección de las noticias, por si quieres ahondar en el tema:

En Ciencia en blanco y negro se muestran los documentos originales, así que hablemos de ellos. Laënnec publicó en París, en 1819 el libro «De l’auscultation médiate, ou, Traité du diagnostic des maladies des poumons et du coeur, fondé principalement sur ce nouveau moyen d’exploration» («De la auscultación mediata o Tratado del diagnóstico de los pulmones y el corazón basado principalmente en este nuevo medio de exploración»).

Captura de pantalla 2016-02-17 a las 10.11.39
«De l’auscultation médiate, ou, Traité du diagnostic des maladies des poumons et du coeur, fondé principalement sur ce nouveau moyen d’exploration», René Laënnec (1819)

Leer más

Hoy el mundo amanece con una noticia que científicos del mundo entero esperaban desde hace cien años: existen las ondas gravitacionales. Pero, ¿dónde aparece por primera vez esta predicción? En un texto manuscrito por Einstein, dentro de la Teoría General de la Relatividad. En la Universidad Hebrea de Jerusalén no se han dormido en los laureles, el Dr. Roni Gross ha publicado unas instantáneas con dicho documento.

El Dr. Roni Gross mostrando la página original junto a la edición del artículo. Fuente: The Time of Israel.
El Dr. Roni Gross mostrando la página original junto a la edición del artículo. Fuente: The Time of Israel.

Leer más

En 2016 se cumplen un par de centenarios que pasan desapercibidos. Uno está relacionado con Theodore William Richards, un gran desconocido para el público general e, incluso, para más de un científico. El otro tiene que ver con Gilbert Newton Lewis, popular entre estudiantes de ciencias, hasta la exasperación. En 2º de BUP descubrí que tenía miopía gracias a los diagramas de Lewis (no diferenciaba puntitos de crucecitas).

El nefelómetro

Theodore William Richards (1868-1928) es conocido por ser el primer americano en conseguir el premio Nobel de Química. Sería en 1914, «en reconocimiento de su determinación exacta de pesos atómicos de un gran número de elementos químicos». Fue un científico experimental de primera línea y llegó a inventar el calorímetro adiabático y el nefelómetro, solo con el fin de mejorar sus investigaciones. Hasta 1932 Theodore y su equipo de estudiantes había investigado con precisión el peso atómico de 55 elementos químicos. Ya en 1894 envió un artículo sobre el peso atómico del estroncio a la publicación American Academy of Arts and Sciences, texto que fue aceptado y publicado en 1895. En este artículo aparece por primera vez el «nefelómetro», explica cuál es su configuración, cómo se usa y realiza un breve comentario sobre su etimología. En muchas de sus publicaciones siguió apareciendo el nefelómetro (fue el instrumento principal para determinar los pesos atómicos), tanto es así que en 1904 publicó un artículo técnico para aclarar el uso del nefelómetro, en American Chemical Journal.

Theodore William Richards, «A Revision of the Atomic Weight of Strontium», American Academy of Arts and Sciences, Vol. 30 (May, 1894 – May, 1895), 369-389

Etimológicamente, «nefelómetro» significa algo así como «medida de nubes», del griego νεφέλη, «nube», y μέτρον, «medida». En líneas generales, un nefelómetro es un instrumento que sirve para medir partículas en suspensión o la turbidez de un líquido. Partiendo de aquí, tenemos multitud de nefelómetros diferentes que se usan para muy variadas aplicaciones: medida de la calidad del aire, monitorización climatológica, visibilidad, balance global de radiación, medicina (nefelometría) e incluso en la detección de incendios.Leer más

En la época de Robert Boyle (1627-1691) las connotaciones del adjetivo «escéptico» no eran las mismas que las que tenemos hoy. Incluso en la actualidad son diversos los significados, llegándose a confundir en ocasiones el escepticismo con el negacionismo. Hasta hay debate entre los propios escépticos. Aunque el motivo de la entrada sea el libro «El químico escéptico», publicado por Boyle en 1661, podemos hacer un ligero análisis sobre la palabra en cuestión.

«El químico escéptico», Robert Boyle. Londres, 1661. Primera edición.
«El químico escéptico», Robert Boyle. Londres, 1661. Primera edición. Una lectura hermética, en inglés del siglo XVII, pero abordable para el ojo entrenado. En las referencias se indica una traducción actual al español.

Leer más