En 2016 se cumplen un par de centenarios que pasan desapercibidos. Uno está relacionado con Theodore William Richards, un gran desconocido para el público general e, incluso, para más de un científico. El otro tiene que ver con Gilbert Newton Lewis, popular entre estudiantes de ciencias, hasta la exasperación. En 2º de BUP descubrí que tenía miopía gracias a los diagramas de Lewis (no diferenciaba puntitos de crucecitas).

El nefelómetro

Theodore William Richards (1868-1928) es conocido por ser el primer americano en conseguir el premio Nobel de Química. Sería en 1914, «en reconocimiento de su determinación exacta de pesos atómicos de un gran número de elementos químicos». Fue un científico experimental de primera línea y llegó a inventar el calorímetro adiabático y el nefelómetro, solo con el fin de mejorar sus investigaciones. Hasta 1932 Theodore y su equipo de estudiantes había investigado con precisión el peso atómico de 55 elementos químicos. Ya en 1894 envió un artículo sobre el peso atómico del estroncio a la publicación American Academy of Arts and Sciences, texto que fue aceptado y publicado en 1895. En este artículo aparece por primera vez el «nefelómetro», explica cuál es su configuración, cómo se usa y realiza un breve comentario sobre su etimología. En muchas de sus publicaciones siguió apareciendo el nefelómetro (fue el instrumento principal para determinar los pesos atómicos), tanto es así que en 1904 publicó un artículo técnico para aclarar el uso del nefelómetro, en American Chemical Journal.

Theodore William Richards, «A Revision of the Atomic Weight of Strontium», American Academy of Arts and Sciences, Vol. 30 (May, 1894 – May, 1895), 369-389

Etimológicamente, «nefelómetro» significa algo así como «medida de nubes», del griego νεφέλη, «nube», y μέτρον, «medida». En líneas generales, un nefelómetro es un instrumento que sirve para medir partículas en suspensión o la turbidez de un líquido. Partiendo de aquí, tenemos multitud de nefelómetros diferentes que se usan para muy variadas aplicaciones: medida de la calidad del aire, monitorización climatológica, visibilidad, balance global de radiación, medicina (nefelometría) e incluso en la detección de incendios.Leer más

En la época de Robert Boyle (1627-1691) las connotaciones del adjetivo «escéptico» no eran las mismas que las que tenemos hoy. Incluso en la actualidad son diversos los significados, llegándose a confundir en ocasiones el escepticismo con el negacionismo. Hasta hay debate entre los propios escépticos. Aunque el motivo de la entrada sea el libro «El químico escéptico», publicado por Boyle en 1661, podemos hacer un ligero análisis sobre la palabra en cuestión.

«El químico escéptico», Robert Boyle. Londres, 1661. Primera edición.
«El químico escéptico», Robert Boyle. Londres, 1661. Primera edición. Una lectura hermética, en inglés del siglo XVII, pero abordable para el ojo entrenado. En las referencias se indica una traducción actual al español.

Leer más

Esta es la primera entrada del blog «Ciencia en blanco y negro». Creía importante dejar algunas palabras explicando de qué va este rinconcito.

En primer lugar quiero agradecer a José Cuesta, Javier Peláez, Antonio Martínez y Miguel Artime la oportunidad que me dan para compartir aquí una de mis pasiones: la historia de la ciencia desde la perspectiva de un ratón de biblioteca (virtual).

Los artículos que aquí se publiquen van a estar relacionados de alguna manera con libros o artículos originales de científicos del pasado. En algunos casos se harán estudios más a fondo, en otros serán capturas de pantallas con comentarios cortos. Nunca desde una perspectiva demasiado académica, todo lo contrario, se intentará acercar al gran público. Aunque dependerá del tema y del objetivo de la entrada. No solo libros o artículos, también pueden aparecer cartas, fotografías, etc. Cualquier tipo de documento relacionado con la ciencia.

Abajo comparto una primera imagen, como ejemplo de la idea del blog. Como no podía ser de otro modo, os dejo la primera página del famoso artículo de Einstein del que se ha cumplido esta semana cien años. Os lo cuenta muy bien Cuentos Cuánticos.

Die Feldgleichungen der Gravitation

Necesito tu ayuda

La siguiente entrada saldrá en breve, ¿te atreves a decir de qué irá? De paso, recojo los testigos para tener temas en ocasiones futuras: puedes proponer todo lo que quieras.

Gracias a todos y espero que esto se convierta en un punto de encuentro.